dilluns, 4 de juliol de 2011

UN DÍA TRISTE. MUERE OTTO DE HABSBURG

Hoy hasta parece que los ángeles han sumado sus llantos por la muerte de S.I y R Otto de Habsburgo, que ha fallecido hoy lunes a la edad de 98 años. Con su muerte se desvanece el último hilo conductor que unía al extinto imperio Austro-Húngaro con la realidad. A partir de hoy el imperio está definitivamente enterrado.

Os copio la noticia que ha aparecido hoy mismo en el periodico.com:


Fallece Otto de Habsburgo, el heredero del último emperador austrohúngaro

El fallecido fue un convencido europeísta y ocupó un escaño del Parlamento Europeo en representación de la CSU

Lunes, 4 de julio del 2011 - 10:40h. Imprimir Enviar esta noticia Aumentar/ Reducir texto
EFE / Berlín

Otto de Habsburgo, primogénito del último emperador austrohúngaro y apasionado europeísta, ha fallecido este lunes a los 98 años en su residencia privada en la pequeña localidad de Pöcking, junto al lago de Starnberg, en el sur de Alemania. Un portavoz familiar ha confirmado a varios medios germanos la muerte de forma natural del que fuera durante muchos años miembro del Parlamento europeo y luchador por superar las diferencias Este-Oeste durante la guerra fría.

Otto de Habsburgo, durante una ceremonia en Viena, el 10 de marzo del 2008. ROBERT JAEGER | EFE

Hijo del emperador Carlos I de Austria-Hungría y de la emperatriz Zita, tuvo que exiliarse con su familia al término de la primera guerra mundial, cuando el imperio centroeuropeo se disolvió y tanto Austria como Hungría se convirtieron en sendas repúblicas. Tras la muerte de su padre, la familia se exilió en la localidad vasca de Lekeitio, donde Otto de Habsburgo hizo el bachillerato y donde inició una estrecha relación con España.

Impulsor de la caída del muro

Opositor al nacionalsocialismo y contrario a la anexión de Austria al III Reich de Adolf Hitler, Otto de Habsburgo tuvo siempre una gran actividad política, en la que defendió la unión del viejo continente. Fue miembro de la Unión Socialcristiana (CSU) de Baviera, formación que representó en el Parlamento Europeo, y fundador de la Unión Paneuropea, con la que contribuyó a la caída del telón de acero en el verano de 1989.

Casado con la princesa Regina de Sajonia Meiningen, fallecida el pasado año, Otto von Habsburg deja siete hijos, 22 nietos y varios biznietos.


divendres, 22 d’abril de 2011

PRUSIA, EN LOS CONFINES DEL SACRO IMPERIO

Federico I, primer rey de Prusia

En las épocas del resurgimiento de Rusia, un nuevo estado se estaba formando en los confines del Sacro Imperio: Brandemburgo-Prusia. El principe elector Federico Guillermo (1640-1688) abonó el terreno, siguiendo el modelo francés, al modernizar la administración, crear un ejército permanete y dando una orientación mercantilista a la política económica. Su hijo, Federico II, logrará del emperador del Sacro Imperio la dignidad real y en 1701 es coronado rey de Prusia con el nombre de Federico I (seguirá siendo principe elector de Brandemburgo y, ahora, rey de Prusia, al estar este territorio fuera de los limites del imperio, ya que dentro del mismo sólo puede haber una dignidad real: el emperador).
A pesar de la nueva dignidad para Prusia, este sigue siendo un país atrasado, igual que Rusia, en el que los campesinos eran propiedad de los grandes señores sometidos a las continuas vejaciones de los arrogantes terratenientes. Por esta misma razón, igual que en Rusia, la modernización se introduce por la vía de la militarización. Con la única diferencia de que en la Prusia protestante la obediencia ciega era idealizada como cumplimiento del deber y se la consideraba un mérito.
Así, el padre de la patria prusiana, Federico Guillermo I, fue un modernizador tan brutal como su homolólgo Pedro el Grande de Rusia; a Federico se la llamó "Rey Sargento". Así el rey prusiano era una combinación entre un maestro y un soldado con su eterno compañero: su bastón, con el cual golpeaba a todo aquel que le disgustaba; un bastón que era, a la vez, símbolo de las dos instituciones sobre las que construyó la grandeza de Prusia: la escuela y el ejército. En 1722, antes que ningún otro país, Prusia implantó la enseñanza obligatoria, que exigía a cada comunidad tener y mantener su propia escuela. Una generación después, Prusia había superado al resto de países europeos en materia de enseñanza general.
Pero la auténtica procupación del rey era la formación del ejército, por lo que dos tercios del presupuesto estatal se dedicaron a tal fin. Los nobles fueron obligados a seguir una carrera militar y a someterse a una despiadada instrucción. Gracias a ella, la caballería, la artillería y la infantería adquirieron una capacidad de acción que ningún otro país podía igualar. Por otra parte, el rey sentía debilidad por los tipos altos, que coleccionaba (igual que Pedro el grande cleccionaba enanos); el resto de sus necesidades las satisfacía divirtiéndose en la sal de fumaodres, donde gastaba grandes bromas, como cuando ató un filósofo a la espalda de un oso. En una palabra: era un perfecto bromista, al que su hojo no se parecerá en nada.
Así aparece en escena Federico II, llamado "el Grande". El simple hecho de haberse opuesto al militarismo de su padre lo convierte ya en una figura importante. Para aquél, el ideal educativo era un tipo de soberano que combinara las vitudes de un comisario pedante y parco en palabras con la sensibilidad de unas botas militares; pero le salió un hijo que amaba las artes y la literatura, se rizaba los cabellos, hablaba francés en vez del basto alemán propio de un soldado, bromeaba sobre la religión, mantenía extrañas relaciones de amistad con el capitán Katte y el subteniente Keith y tocaba la flauta. Su padre veia en él a una persona demasiada blanda para gobernar Prusia. Cuando una vez pilló al futuro Federico II leyendo poesías en secreto, le dio con la muleta, y en otra ocasión intentó estrangularlo con el cordón de la cortina. Federico se disponía a fugarse a Inglaterra con su amigo Katte, pero los pescaron. El rey ordenó hacerles un juicio sumarísimo y condenarlos a muerte -en eso también se parecía a Pedro el Grande-. Si el rey perdonó la vida a su hijo fue por consideración a los otros principes europeos; a cambio Federico tuvo que presenciar la ejecución de su amigo Katte y después fue encarcelado. Cuando el padre consideró que su hijo ya se había curtido lo suficiente, le hizo estudiar economía y administración de Prusia y le asestó un nuevo golpe casándolo con Isabel Cristina de Brunswick. El príncipe heredero se atrincheró en Rheinsberg y comenzó su correspondencia con Voltaire, que se prolongó durante más de cuarenta años. Se hizo francmasón, alabó las excelencias de la Constitución inglesa y escribio el "Antimaquiavelo". En 1740, cuando relevó a su padre, el mundo pudo saludar a un filósofo en el trono real: la ilustración había arraigado en el corazón del príncipe.
Federico II, rey de Prusia y principe elector de Brandemburgo

El primer día de su reinado suprimió la tortura; a continuación declaró la libertad de culto y de prensa, y colocó a un librepensador al frente de la "Academia de las Ciencias" de Berlín, a la que convirtió en una de las mejores academias de Europa. Pero después decepcionó al mundo iniciando una guerra por una nadería y arrebatando Silisia a la amable María Teresa de Austria. La emperatriz se negó firmemente a reconocer esta conquista, por lo que dispuso una alianza con Rusia y Francia. Adelantándose a ella, Federico da incio en 1756 a la guerra de los Siete Años. Por vez primera, el mundo comprobó asombrado que detrás de los bosques de la Marca de Brandemburgo había ido creciando algo nuevo: Prusia, un ejército con un Estado como simple apéndice. A las órdenes del joven general Federico y mantenido únicamente por el dinero que llegaba de Inglaterra, este ejército se dirigió contra los ejércitos de las tres grandes potencias aliadas, a los que logró poner en jaque tras gloriosas victorias y aplastantes derrotas. Ciertamente, Federico hablaba francés, pero hizo que todo su pueblo, que ya se había acostumbrado a la impotencia del Imperio, sintiera que por fin había alguien capaz de mostrar a los demás quiénes eran los alemanes. Federic acabó quedándose con Silesia, y la provincia, que era medio protestante, se hizo prusiana. Gracias a los nuevos recuros y a la superioridad de su ejército, Prusia se convirtió en una gran potencia. La más pequeña de todas ellas, ciertamente, pero una gran potencia en el seno de lo que entonces se llamaba el concierto de los poderes europeos: Francia, Inglaterra, Austria, Rusia y Prusia. Y aguantando como lo hizo en la guerra de los Siete Años, Federico ayudó a Inglaterra, su aliada, a vencer a Francia en la guerra que ambos países mantuvieron por el dominio de las colonias de ultramar.

Voltaire en la corte real prusiana, en el palacio de Sans Souci