diumenge, 18 d’abril de 2010

UNA FECHA PARA RECORDAR


El año 1000. Incluso en nuestros días aún ha sobrevivido la leyenda del "terror del año mil", ya que mucha gente esperaba el fin del mundo debido a una lectura estricta de las sagradas escrituras. De todas maneras conviene no olvidar que en la época que culminó en esta fecha nos encontramos en un marco de disturbios políticos y sociales considerables. Al sur y al sureste, el antaño homogeneo mundo islámico se descompone en tres califatos: el abasí de Bagdad, el fatimí de El Cairo y el omeya de Córdoba. Los territorios musulmanes son incapaces de contener el avance cristiano en la península ibérica (a pesar de las victorias de Almanzor) y en el Mediterráneo oriental, donde los bizantinos reconquistan Creta y Chipre. Los otros dos conjuntos conjuntos que son herencia del Imperio Romano tendrán un destino diferente: En los confines de Europa y Asía el Imperio Bizantino elimina el Imperio Búlgaro instaurado dentro de sus fronteras (1001-1008), mientras extiende su influencia sobre los eslavos orientales, en particular sobro los de Kiev, cuyo principado se expandirá progresivamente hasta adquirir las dimensiones de la futura Rusia europea. Por su parte, y a causa del desmembramiento del Imperio Carolingio (que dejará el estado a merced del juego de ambiciones rivales entre aristocracias y monarquías), el Occidente cristiano se disocia en principados ya feudales sin que por ello desaparezca el proyecto de unidad. La realidad de este proyecto queda reafirmada a partir del año 962, con la restauración del Imperio Romano, llamado a partir de ahora "Sacro Imperio romano-germánico", a favor del rey de Germania Otón I, mientras se van afirmando los particularismos nacionales franceses, polacos y húngaros, mediante la coronación de Hugo I Capeto, la creación de arzobispado de Gniezno en el año 1000 y la entronización de Esteban I aquel mismo año respectivamente. De este modo, se van a configurar pueblos y estados con unos limites territoriales que, mil años más tarde, siguen siendo aproximadamente los mismos.